Aptus | Noticias de educación, cultura, arte, formación y capacitación

Se puede visitar la Muestra «La ciencia a bordo» en el Buque Puerto Deseado

En el Buque, amarrado en la dársena de avenida Antártida Argentina al 1300, se desarrollarán charlas abiertas al público, que contarán con los investigadores Daniel Roccatagliata, Luis Cappozzo y María Victoria Panebianco.

El conocimiento de la riqueza ictícola del vasto Mar Argentino, la elaboración de series de datos climáticos y el estudio del eventual impacto de la contaminación son apenas algunas de las tareas del Buque Oceanográfico Puerto Deseado, cuyos laboratorios podrán visitarse en Dársena Norte.

«El Buque es una plataforma científica marina que permite el trabajo de investigación de hombres y mujeres en seis campañas anuales de un promedio de 20 días, además de la campaña antártica de 93» jornadas en el último verano, que involucró a 70 personas en tres tandas, contó el biólogo Juan Martín Díaz de Astarloa.

El científico ofreció una conferencia de prensa junto al titular del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas-Conicet, Roberto Salvarezza; el capitán de fragata Alejandro López y el contralmirante Andrés Di Vincenzo, director del Servicio de Hidrografía Naval.

En el Buque, amarrado en la dársena de avenida Antártida Argentina al 1300, aledaña al Hotel de los Inmigrantes, se desarrollarán charlas abiertas al público, que contarán con los investigadores Daniel Roccatagliata, Luis Cappozzo y María Victoria Panebianco.

Salvarezza dijo que la exhibición del Puerto Deseado -de casi 77 metros de eslora (largo) y 13 de manga (ancho)- celebra los 200 años de la Armada Argentina, creada en la Batalla de Montevideo, cuando una fuerza naval comandada por el almirante Guillermo Brown luchó contra la flota española en la guerra por la Independencia.

«El Buque es una plataforma científica marina que permite el trabajo de investigación de hombres y mujeres en seis campañas anuales de un promedio de 20 días, además de la campaña antártica de 93». Juan Martín Díaz de Astarloa, biólogo «Tendremos un reconocimiento al Servicio de Hidrografía Naval y a la Armada por el apoyo brindado en 165 días de navegación en la última campaña, la más extensa de la historia desde que el Buque pertenece al Conicet», afirmó Salvarezza.

El presidente del Conicet dijo que «el conocimiento del mar es soberanía». Tanto para el proyecto Pampa Azul como en la creación con YPF de la empresa Y-TEC «tenemos capacidad de respuesta a las necesidades del Estado porque Argentina tiene un sistema científico consolidado», sostuvo.

La próxima campaña del Puerto Deseado, que comenzará el 6 de junio, consistirá en «investigar en Mar del Plata el subfondo marino, en una fosa de 3.000 metros donde sacaremos una columna de 3 a 12 metros de depósitos» del fondo, explicó López.

Astarloa -Investigador Principal del Conicet, director del grupo de Biotaxonomía Morfológica y Molecular de Peces y profesor de la Universidad de Ciencias Exactas y Naturales de Mar del Plata- dijo que la última etapa del Buque «exploró y extrajo muestras del Banco Namuncurá-Burdwood, una zona de interés biológico y área marina protegida, de interés pesquero».

A bordo del Puerto Deseado se hacen mediciones de temperatura y salinidad del agua para caracterizar los hábitat marinos; el monitoreo de especies de plancton, aves y ballenas; muestras del fondo marino para estudios de recursos geológicos -como metales y petróleo-; inventario de biodiversidad marina; mapeo del lecho marino y medición de profundidades y detección de contaminantes.

El guardiamarina Matías Toso participó de la campaña antártica 2013-2014 y en una de las etapas de navegación le tocó «hacer relevamiento en (las islas) Orcadas y distintos estudios por la península en la Antártida», según contó el joven marino a Télam.

Tras cursar la escuela naval y hacer el viaje de instrucción en el que la Fragata Libertad quedó retenida en Ghana, Toso fue destinado al Buque Oceanográfico, donde aprendió la rutina de la actividad científica y comenzó a tener trato cotidiano con investigadores.

«Iban tomando muestras de agua y del fondo marino en un lugar que es increíble, del que uno no se imagina que sea tan grande, que tenga tanta montaña y resulte tan deslumbrante», relató.

La visita al Puerto de Buenos Aires fue incluida como una de las actividades del Programa de Promoción de Vocaciones Científicas (VocAr) del Conicet, para despertar inquietudes y selección de carreras de investigación en estudiantes del secundario.

Fuente: telam.com.ar
Imagen: grupomalacologiacicterra.blogspot.com

Comentar