Aptus

Hallazgo arqueológico en la Facultad de Humanidades y Artes

En la refacción edilicia surgieron restos que revelaron un pasado desconocido del solar de Entre Ríos al 700 en el siglo XIX

Durante la realización de las obras de remodelación del patio de la Facultad de Humanidades se produjo un hundimiento por una cañería que  generó un pozo de mayor profundidad de lo que  estaba planteado  en el plan de trabajo, dada esta inesperada situación, el equipo del Departamento de Arqueología de la Escuela de Antropología solicitó realizar una investigación del suelo para determinar su impacto arqueológico.

Tal como publicó el portal unr.edu.ar, los investigadores esperaban encontrar algún tipo de mini basural o restos de metal y lozas de los  que se utilizaban  en las obras edilicias a finales del siglo XIX y principios del XX, y que pudieran  ser parte de la edificación del Colegio de la Santa Unión de los Sagrados Corazones, donde actualmente funciona  la Facultad de Humanidades y Artes.

Lo que el equipo de arqueología no sospechaba es que había  una estructura previa a 1900 y a la construcción del colegio. Hallaron restos de un contrapiso y desagües  que pertenecieron a una cervecería que funcionó en el predio desde 1870 a 1899. El contrapiso se había  construido con botellas partidas, una práctica bastante habitual en  la época, mientras que la estructura sería  una  cámara de desagües cloacales,  que por su estilo de construcción son anteriores a 1890, cuando en  el centro de la ciudad se puso en funcionamiento  el  sistema de agua corriente.

Mariana Algrain, docente de la UNR  y miembro del Centro de Estudios Arqueológicos Regionales, destaca que en la excavación pueden detectarse los distintos procesos históricos por los que atravesó el terreno.

Las tareas arqueológicas en el patio de la facultad las desarrollan los docentes y estudiantes de antropología, a quienes les permite participar de una excavación en su mismo ámbito de estudio.

En un extremo del patio se encontraron 135 botellas de cerveza, hechas de cerámica Gres,  de fabricación inglesa y escocesa,  que ingresaron al país entre 1830 y 1914. Además de un contrapiso fabricados con decenas de botellas que se espera puedan dejarse en el terreno, protegiéndolas con alguna estructura de vidrio para su conservación y exhibición.

Luego de la extracción, los elementos encontrados se analizan en el laboratorio del departamento de arqueología.

Fuente: unr.edu.ar

Comentar