Aptus | Noticas de educación, cultura, arte, formación y capacitación

Cómo afrontar el desafío de estudiar a distancia

Parece que la suspensión de clases presenciales por el coronavirus va para largo, y mientras tanto, habrá que adaptarse a las virtuales

Parece que la suspensión de clases presenciales por el coronavirus va para largo, y mientras tanto, hay que conformarse con las virtuales. Por tanto, para aquel que no está acostumbrado, no queda otra que adaptarse.

El sitio eTítulo brindó una serie de consejos para llevar de la mejor manera esta nueva forma educativa.

  • Estudiar a distancia tiene sus beneficios: requiere cierta dosis de voluntad y de disciplina para arrancar, pero una vez que se incorpora, tiene sus ventajas como la comodidad de hacerlo desde tu casa, evitar la pérdida de tiempo en el traslado, la posibilidad de tomarse cinco minutos y resolver alguna cuestión hogareña, entre muchas otras.
  • Familiarizarse con la plataforma docente: el primer paso es entender bien cómo se usa la plataforma, dónde se colgarán los archivos, cómo se debe subir documentos o cómo participar en los chats.
  • Que no falte nada del temario: es el momento de revisar los apuntes y consultar si tenemos todas las lecturas recomendadas y obligatorias. En primer término hay que ponerse en contacto con los compañeros y profesores para comprobar si se dispone de todo el material.
  • Organización: tanto en el temario (por orden de importancia o dificultad, fechas de exámenes y entregas de trabajos controladas) como en saber cuánto tiempo se debe dedicar a cada materia. Algunos profesores suelen enviar trabajos para esos días y otros dan las clases online dentro de un horario preestablecido. Hay que evaluar cómo organizar todo.
  • Horario: se recomienda que el horario que fijemos para estudiar sea el mismo que habitualmente se tiene en las clases, para ya tenerlo previsto y dedicarle el tiempo necesario.
  • Un pequeño esfuerzo extra: en vez de confiarnos y aflojar el ritmo, estudiar a distancia requiere hacer justo lo contrario, porque, al no asistir a clase, será más difícil retener el temario que más tarde será materia de examen. Por eso, hay que esforzarse un poquito más y repasar a diario lo que corresponda aplicando distintas técnicas de estudio para que luego sea sencillo preparar los exámenes.
Imagen: Acámica

Comentar