Aptus | Noticias de educación, cultura, arte, formación y capacitación

Arbolar UNR entregó 1000 árboles nativos a la población

Esta iniciativa ya lleva plantados más de 3500 árboles, en pos de contribuir con el cuidado del ambiente y generar una cultura del cuidado de nuestro planeta.

La Universidad Nacional de Rosario entregó mil árboles nativos a las personas inscriptas en la convocatoria “Protectora y Protector de Especie Nativa dentro de tu domicilio”.

La misma corresponde a  la segunda etapa del plan Arbolar 2022, el cual tiene como objetivo acompañar la meta de 1 millón de Árboles en 2030, en la ciudad de Rosario y con todas aquellas acciones similares de los gobiernos locales de la región, como así también, la difusión de las mejores prácticas de cuidado, apelando a la responsabilidad de quienes sean sus protectoras y protectores a lo largo de su crecimiento.

«La Universidad en acción»

“Esta es una iniciativa de la Universidad Pública para seguir sumando acciones que promuevan un mayor cuidado de nuestro ambiente. Desde que asumimos, pusimos todos los recursos con los que cuenta la UNR a disposición para jerarquizar este tema en el debate colectivo. Buscamos no sólo contribuir desde el desarrollo científico y la producción de conocimiento, sino también con acciones, en la generación de una cultura de cuidado”, expresó el rector Franco Bartolacci y agregó: “La tierra está dando todo el tiempo señales de agotamiento, por eso tenemos que trabajar para cuidar y preservar nuestro ambiente. La Universidad sigue comprometida con esa tarea”.

El Rector subrayó que esta convocatoria en particular se inscribe en el poder hacer desde la Universidad que la ciudadanía se comprometa con el cuidado de los espacios verdes. “Hay un gran trabajo del Observatorio Ambiental y de la Escuela Agrotécnica, que brindó los árboles que estamos entregando. Estamos orgullosos de la gran participación que reunió esta campaña, ya que mil personas se presentaron voluntariamente para poder cuidar y ser protectoras de un árbol”.

En esta oportunidad, se entregaron diversas especies de árboles nativos: Algarrobo Blanco, Cina-Cina, Espinillo, Tipa Blanca y Sen del Campo, entre otras. Los mismos están destinados para ser plantados en domicilios particulares.

Arbolar UNR

Desde la Universidad se abrió una lista para que los y las integrantes de la comunidad puedan acceder a la adopción de un árbol, los cuales vienen acompañados con un instructivo que indica los métodos de cuidados y los procesos de crecimiento de los ejemplares. “Hemos entregado ya 3500 árboles desde el año pasado, y estamos muy contentos con la respuesta de la ciudadanía. Tenemos un sistema de trazabilidad por el cual sabemos el destino del mismo, y así poder realizar un monitoreo sobre la situación de cada uno que damos en adopción y corroborar que se esté cuidando como corresponde”, comentó Matias De Bueno, encargado del Observatorio Ambiental”.

De Bueno explicó que hay tres líneas distintas de árboles dentro del programa. La primera corresponde a los cítricos, que se suelen entregar a principios de año. La segunda, son los nativos, los cuales son entregados en esta oportunidad y se generan en los viveros de la Universidad. Por último, los aromáticos, que se entregan a finales de año.

Además el responsable del Observatorio Ambiental agradeció la decisión de la Universidad de trabajar a fondo en este área. “Todo este trabajo se puede hacer gracias a que la UNR tiene como uno de sus pilares de gestión la cuestión ambiental”.

Cada inscripto e inscripta recibió un ejemplar de un árbol nativo. Serán los encargados de cuidarlos durante su crecimiento.

Especies nativas

Si bien las especies forestales que más se difundieron entre los árboles urbanos fueron las exóticas, este programa sugiere utilizar especies nativas de la provincia como el algarrobo, el ibirá-pitá, los sauces, oreja de negro, quebrachos, ibirá, talas o espinillos.

Estas proveen servicios ecosistémicos como la producción de oxígeno o la reducción de la temperatura del ambiente, sirven de hábitat de diversas especies animales y vegetales y reducen los impactos producidos por algunas actividades antrópicas como el ruido y la polución.

Asimismo, contribuyen al control de la erosión hídrica y eólica de los suelos, la fitorremediación de los mismos y la protección de las urbanizaciones. Hay que destacar que estas especies hacen un uso más eficiente de los recursos locales y sus demandas son menores, en la mayoría de los casos, que las de las especies exóticas.

OMS

La Organización Mundial de la Salud recomienda que las ciudades puedan ofrecer entre 10 y 15 m2 de espacios verdes por habitante, distribuidos proporcionalmente según la densidad de población. La ciudad de Rosario tiene casi 12 m2, por encima del resto de las grandes ciudades argentinas como Córdoba (7 m2) o Ciudad Autónoma de Buenos Aires (3,5 m2).

Además la ciudad cuenta con aproximadamente 420 mil árboles (un promedio de 13 por cuadra), entre los que se destacan especies como el fresno, el plátano o el ligustro. El objetivo del estado local a mediano plazo es lograr duplicar ese número, llegando al millón de árboles para 2030.

Sin embargo, Argentina es el segundo mayor foco de deforestación de todo el continente, apenas superado por el que tiene lugar en el Amazonas, y una de las 10 tasas más altas del mundo, según la FAO. El 52,8% de la deforestación (cerca de 100.000 hectáreas) se produjo en zonas que la ley de bosques cataloga como de categoría I (rojo) y II (amarillo), es decir en áreas donde está expresamente prohibido hacerlo.

Fuente: UNR

Comentar