Aptus

10 consejos para enseñar español en el exterior

Si querés dar cursos en el extranjero, es necesario organizar un mínimo de tu proyecto con antelación, desde la investigación hasta la finalización de los procedimientos administrativos

Para muchos profesores de español, enseñar en el extranjero es un dulce sueño que creen que es inaccesible. Sin embargo, cada año cientos de profesores que dan Cursos de español en Buenos Aires se postulan con éxito a distintas pasantías alrededor del mundo.

Entonces, ¿cuáles son las formas de convertirse en profesor en otro país y descubrir otro sistema educativo? ¿Cuáles son los pasos o cosas que debe saber antes de embarcarse en un proyecto personal y profesional tan importante? ¡Conocé estos 10 consejos para ir al extranjero a enseñar con tranquilidad!

Definí un proyecto educativo público o privado coherente

Dar clases privadas de español Buenos Aires ya es un gran paso para tomar envión y probar enseñar en otro país. ¡Ya sea para enseñar español u otros idiomas, tu proyecto no va a ser el mismo en cualquier país! Por lo tanto, es importante que si querés convertirte en profesor en el extranjero pienses en un proyecto coherente.

De hecho, ir al extranjero también significa confrontar otra cultura, otro sistema escolar (o el sistema educativo argentino en el extranjero) y, en consecuencia, la maduración de un proyecto siempre es importante. Por ejemplo, hay convenios para ir a una escuela brasileña o integrar programas escolares apoyados por la Embajada argentina del país en cuestión. Unirse a una organización internacional como profesor ya es más complicado.

Entonces tenés que pensar en tu proyecto de acuerdo a tu grado:

  • Desde los institutos: ¿Qué oportunidades me ofrecen actualmente como titular?
  • Viabilidad: ¿Tengo las habilidades para solicitar esta oferta específica?
  • Realización: ¿Estoy listo para poner mi carrera docente entre paréntesis durante esta experiencia, o estoy listo para descubrir un nuevo proceso académico?

¿Ya tenés un proyecto bien pensado en mente? ¡Entonces andá al siguiente consejo!

La escuela apropiada

¿Sos profesor de primaria o de secundaria? ¿Hiciste un profesorado? Las escuelas de destino pueden no ser lo mismo que los profesores o directores de idiomas. Es por eso que tu proyecto debe ser consistente en ese sentido.

Entre las escuelas en las que podés enseñar hay:

  • Escuelas primarias
  • Instituciones privadas

Instituciones asociadas en el marco de programas supervisados ​​por el Ministerio de Asuntos Exteriores

  • Institutos de Español

Organizá tu proyecto de enseñanza con la mayor brevedad

Es raro poder salir a mitad del año escolar, lo que significa que si querés dar cursos en el extranjero, es necesario organizar un mínimo de tu proyecto con antelación, desde la investigación hasta la finalización de los procedimientos administrativos. Para darte una idea, se tarda un promedio de 7 meses para que un proyecto se materialice.

El primer paso es ponerte en contacto con distintos institutos y ofrecerte como profesor. También necesitás consultar el tiempo requerido para completar un archivo, según el tipo de contrato: por ejemplo, organizar una comisión de servicios es más simple (al menos más rápido) que obtener un contrato local en el sitio. Estos retrasos pueden variar de 3 a 9 meses.

Avisá sobre tu proyecto de enseñar en el exterior

Ya sea para un voluntariado, una pasantía en el extranjero o una movilidad internacional convencional, tu coordinador de cursos o el responsable de donde estés enseñando puede tener un rol importante en tu postulación. No dudes en pedirle una carta de recomendación.

¿Cómo preparar una solicitud para un puesto docente?

A pesar de saber cómo enseñar y transmitir tu pasión a tus estudiantes, no siempre es fácil hacer una postulación correcta. Además de los elementos de fecha, es necesario saber que los candidatos deben armar correctamente su archivo, y que pasa por varios elementos:

  • La transmisión de los documentos justificativos necesarios (estado del servicio, equivalencia en la formación universitaria, nivel de idioma, etc.),
  • Completar los formularios provistos para este propósito (por ejemplo, el formulario de solicitud de publicación),
  • Una carta de presentación,
  • A veces se requieren documentos adicionales.

Frecuentemente se solicita la documentación en dos copias, una al jefe de establecimiento y otra a la agencia para el reclutamiento.

Comentar