Aptus

Seis libros para incentivar la lectura entre los chicos

Se trata de un hábito que trae múltiples beneficios, sobre todo si se lo adquiere de niño. Cómo promoverlo

La lectura agudiza la mente, la abre a nuevas experiencias, estimula la empatía, la concentración y la percepción, entre muchos otros beneficios que brinda sobre todo si el hábito se adquiere desde chicos.

El sitio Aula Planeta presentó un listado de libros que por un motivo u otro sean capaces de fomentar, a su vez, el placer de la lectura de otros libros entre los estudiantes. Son los siguientes:

“Don Quijote de la Mancha”, de Miguel de Cervantes (1547-1616): además de la historia del iluminado hidalgo del título, junto a su fiel escudero Sancho Panza, bajo la forma de un relato de caballerías que dio pie a la construcción de lugares comunes de la cultura popular reconocidos incluso a nivel internacional, Don Quijote de la Mancha es también un canto a la fantasía como alegre y pasional sustituto de una realidad gris, que echa sus raíces en toda una tradición literaria consumida compulsivamente por el propio Quijote.

“El terror en la literatura”, de H.P. Lovecraft (1890-1937): un texto capital para conocer mejor las novelas de terror, escrito por el gran maestro del género, quien se refiere en este ensayo a “la emoción más antigua y poderosa de la humanidad”: el miedo. De todo lo que nos aterra, nos dice Lovecraft, es lo desconocido lo que nos atrae con más fuerza.

“Este libro lo escribes tú”, de Carlos García Miranda: editado en formato e-book, este libro nos hará respetar más aún la labor de escritura que hace posible cualquier lectura. Un libro que en el fondo puede ser tantos como se deseen gracias a su estructura pensada para desarrollar la creatividad del lector, que se convierte a su vez en el escritor de la historia.

“Cuéntame un cuento”, de Carlos Ruano: planteado para un público más adulto que el que el que consume cuentos populares como “Blancanieves” o “La cenicienta”, “Cuéntame un cuento” plantea la reformulación de historias mil veces leídas y/o vistas en pantalla. Esto permite a sus lectores establecer comparaciones entre los modelos que Ruano versiona en sus páginas y aquellos que recuerdan de sus infancias descubriendo, de paso, que todos ellos son propensos al cambio y a ser versionados bajo múltiples lecturas.

“El libro de los seres imaginarios”, de Jorge Luís Borges (1899-1986): como ya anuncia desde su título, el libro describe numerosas criaturas creadas por la humanidad bajo la forma de mitos o leyendas a lo largo de la historia… convirtiéndose así en una nueva muestra por parte de Borges de historias contenedoras de otras historias.

“Firmin”, de Sam Savage: Firmin es una rata culta, demasiado lúcida desde su nacimiento en la década de los ’60 del siglo XX en el sótano de una librería de Boston, en los EE.UU. Una existencia que se vale de devorar los libros tras haberlos leído, convirtiéndose a cada nueva lectura/comida en un ratón un poco más humano… y también por eso más consciente de su triste condición. Un tragicómico homenaje a la lectura como subsistencia vital convertido en un pequeño libro de culto desde su primera edición.

Imagen: Getty Images

Comentar