Aptus | Noticias de educación, cultura, arte, formación y capacitación

Avanzan en la planificación del Festival de las Quebradas

El popular festejo, que contará con el cierre musical de Peteco Carabajal, tiene como objetivo homenajear a las tradicionales cascadas del arroyo Saladillo, en el límite entre Rosario y Villa Gobernador Gálvez

El director del Centro Municipal Distrito Sur, Leandro Tosto, junto al equipo de coordinadores distritales de distintas secretarías municipales, presidió una reunión con referentes de instituciones barriales y asociaciones comerciales de la jurisdicción para coordinar aspectos organizativos del Festival de las Quebradas del barrio Saladillo, que se realizará el día 1º de noviembre en el Parque Regional Sur, de Serrano y Centenario. El popular festejo, que contará con el cierre musical de Peteco Carabajal, tiene como objetivo homenajear a las tradicionales cascadas del arroyo Saladillo, en el límite entre Rosario y Villa Gobernador Gálvez.

En la ocasión, estuvieron presentes representantes de la Vecinal Saladillo Sur, Saladillo Sud Este, y Parque Regional Sur, Avrose, Casa de la Cultura Arijón, Periódico Crónicas Barriales, Asociación de Comerciantes de calle Ayacucho, Revista Ayacucho y Arijón, Formación de danzas folclóricas de la Escuela Las Heras, Centro Cultural Cine Diana, La Casa del Paraná, Asociación de Feriantes Independientes, Escuela de Artes Plásticas M. Musto, Rotary Club Saladillo y grupo de danza Sociedad Polonesa, entre otros.

En la reunión, los presentes planificaron cuestiones relacionadas a la organización de la tercera edición del Festival que se viene realizando en forma conjunta entre el CMD Sur y las instituciones.

Su historia

La creación del Festival de las Quebradas surgió por iniciativa de la Asociación Vecinal Saladillo Sudeste y se remonta a los años ’70. Para tal fin, se eligió una formación natural dentro de los terrenos que, a partir de 1972 sería el Parque Regional Sur.

En esos tiempos se contaba con el apoyo del Estado provincial que cedía el uso del espacio, en tanto la Municipalidad aportaba la iluminación, el escenario y el sonido. Así, todos los años, en el mes de febrero, comenzaba el festival que se extendía a lo largo de tres días (viernes, sábado y domingo).

La apertura se anunciaba con fuegos artificiales puesto que el espectáculo era nocturno, al igual que el cierre. Con este formato, el festival tuvo una reconocida vigencia durante los años 1973, 1974 y 1975. En 1976, el golpe de Estado abortó la continuidad del encuentro.

Desde 2012, el Distrito Sur retomó la iniciativa y convocó a las instituciones y vecinos para que participen en la organización y poder así instalar este festival con la intención de que vuelva a posicionarse con la magnitud de convocatoria y organización que tuvo en los años 70 y generar un atractivo turístico en la zona sur de Rosario.

 

Imagen: Guillermo Turín

Comentar