Aptus | Noticias de educación, cultura, arte, formación y capacitación

Santiago Levin: «En los países donde hubo un repunte de contagios se cortó la presencialidad de las clases»

«En todos los países donde ha habido un repunte de contagios se han cortado las clases, se corta la presencialidad. Poner a los chicos como rehenes es otro gravísimo error» en la discusión política, sostuvo Santiago Levin, presidente de la Asociación de Psiquiatras Argentinos (APA), para quien «el estímulo de la grieta política en este momento debería ser considerado un crimen contra la salud pública».

«Esta es una pandemia inédita -reflexionó Levin-, la primera en la era digital, con el plus de angustia (para la población) de estar recibiendo información en catarata 24 por 7 (horas)».

Entrevistado por la señal de noticias C5N, el presidente de la APA dijo que «un conjunto de profesionales estamos preocupados, alarmados por el uso inadecuado de la grieta política en el contexto de una emergencia sanitaria».

Y agregó: «Quiero incluir a toda la clase política y a los medios masivos de comunicación, a muchos comunicadores. Que hacen un uso especulativo y matemático de los votos en un año electoral, no advierten el daño enorme que ocasionan en un momento de preocupación, con el personal de salud agotado, poco reconocido, luego de un año largo, de no parar el fin de semana» manifestó el académico.

Además consignó que se vive en «una sociedad que no está recibiendo la información necesaria ni los instrumentos necesarios para pensar con serenidad y pensamiento crítico. El estímulo de la grieta política en este momento debería ser considerado un crimen contra la salud pública».

Para Levin, «lo que tenemos que empezar a hacer, los comunicadores, las personas que tomamos el micrófono con cierta frecuencia, recordar que no hacemos un juego de la grieta, sino que estamos colocándonos en el servicio de la salud pública. Estamos en un país ya golpeado antes de la pandemia y que la pandemia lo coloca en mayor crisis. Debemos promover discursos de tolerancia; no podemos poner a los chicos como rehenes de esta grieta».