Aptus | Noticas de educación, cultura, arte, formación y capacitación

Las cualidades de un buen profesor

Dedicarse a la docencia es una profesión muy vocacional, en la que la motivación por transmitir conocimientos y estar en contacto con estudiantes y profesionales deseosos de seguir aprendiendo y evolucionando tiene un gran peso

Si hace años se daba más importancia a la transmisión exclusivamente académica que el profesor podía brindar al alumno, ahora esa transmisión está dirigida a un plano mucho más educativo.

Ahora, “los alumnos buscan en el profesor una ayuda para avanzar en su desarrollo personal, y en sus valores personales. Una persona que además de ser un gran profesional en su materia, les pueda ayudar a desarrollar los valores cívicos necesarios para enfrentarse a la vida”, según universia. Para conseguir este objetivo, el profesor debe contar con:

1. Responsabilidad

Deben de ser justos e igualitarios. Ya se sabe que la mejor manera de transmitir valores es predicar con el ejemplo de ahí que deban demostrar ser responsables en todos sus actos.

2. Flexibilidad

La flexibilidad va de la mano con un profesional dinámico y que reacciona ante las necesidades de sus alumnos y del entorno que les rodea.
Son profesionales que son capaces de integrar el contexto actual y la realidad a sus enseñanzas, de manera que los estudiantes se sientan implicados y comprendan mejor los conceptos.

3. Mediador

Un docente, en la mayoría de ocasiones, también debe de ejercer de mediador y centrarse en mostrar a los alumnos, habilidades blandas y comportamientos que les ayuden en la resolución de conflictos.

4. Cooperativo

La cooperación es clave para trabajar efectivamente con administrativos, otros docentes y los padres de los alumnos.
El aprendizaje colaborativo y el trabajo en equipo debe ser la base para transmitir conocimientos y generar coloquios e ideas entre los propios docentes y entre los alumnos.

5. Inspirador

Un buen docente debe de ser un guía que incentive el conocimiento autodidacta y creativo de los alumnos.
Como profesional especializado en la transmisión de conocimientos, debe de compartir experiencias de aprendizaje que vayan más allá de la explicación de conceptos y la tradicional clase magistral.

6. Innovador

Un buen profesor también se encuentra en plena formación y renovación de conocimientos, de manera que pueda integrar en las clases, nuevas metodologías, herramientas o recursos.
Las aulas virtuales o el uso de las aplicaciones tecnológicas han marcado una nueva forma de enseñanza, con la que los docentes deben de sentirte a gusto y preparados. tal y como contaremos más adelante en este post.

7. Resolutivo

El docente resolutivo es el que encuentra los medios necesarios para lograr conectar con todos los estudiantes, sin importar el desafío que se plantee. Debe estar dispuesto a asegurar que los estudiantes reciben la formación que necesitan.

8. Carismático

La habilidad de atraer la atención en un aula llena de alumnos y ser capaz de mantenerla por tiempo prolongado es muy difícil, por lo que es necesario que el docente diseñe clases interesantes, frescas y actuales, promoviendo la curiosidad y el aprendizaje fuera del aula.
Como ves la docencia se basa en una perfecta combinación de aptitudes y conocimientos. Si bien es cierto que estas 8 cualidades de un buen profesor son importantes, hay dos que merecen una mención a parte: la empatía y la inteligencia emocional.

Cualidades de un buen profesor: desarrollando la empatía

Dentro del aula se reúnen distintas personas, y por ello distintas voluntades. Algunos quieren aprender por iniciativa propia, pensando en tener un mejor futuro; mientras otros solo asisten a clase obligados por sus padres. En ese grupo de gente con distintos objetivos, problemas, preconceptos y pensamientos, el profesor es quien debe liderar el camino hacia el aprendizaje siempre con empatía.

Para poder actuar como líder de sus estudiantes, el primer paso es intentar comprenderlos. La empatía resultará clave para alcanzar esta comprensión, por lo que es importante que todo profesor pueda alcanzar este sentimiento y utilizarlo como forma de canalizar las diferentes voluntades que se encuentran en el salón hacia las lecciones que este debe transmitir.

Fuente: universia

Imagen:

Comentar