Aptus

“Las aulas virtuales no son solo un espacio de aprendizaje, sino de contención social”

La especialista en educomunicación, María Cristina Alberdi, sostiene que, en este tiempo de crisis, es clave revalorizar la formación a distancia como un espacio de intercambio social

Hace unos días atrás, el rector de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), Franco Bartolacci, presentó un nuevo Protocolo de Aulas Simplificadas, con el fin de dar continuidad al ciclo lectivo ante las medidas impuestas por el gobierno nacional. Se trata de aulas virtuales que garantizan la continuidad del ciclo lectivo en medio de una cuarentena total que obligó la suspensión de todas las actividades educativas.

“Lo que se va a hacer ahora a través del campus virtual es lo que se denomina Comunidades. Es un apoyo a la educación presencial. Son aulas virtuales que sirven para complementar la instancia presencial en los distintos espacios curriculares o materias de las facultades”, comenzó explicando María Cristina Alberdi, quien se dedica a la educación virtual desde hace muchos años y ahora conforma la Comisión del Sistema Integral de Educación a Distancia de la UNR, como representante de la Facultad de Ciencia Política y RRII.

María Cristina, quien además es Magíster en Diseño de Estrategias en Comunicación por la Universidad Nacional de Rosario y docente de la Maestría de Comunicación Digital Interactiva a Distancia, detalló más sobre la modalidad: “Lo que se abre son aulas virtuales para las distintas materias y aquellas facultades que quieran implementarlo van a encontrar en este espacio un lugar para comunicarse y desarrollar estrategias de enseñanza y aprendizaje con los alumnos. Esas aulas van a contar con la posibilidad de subir materiales, foros, chats para consultas”.

Una trayectoria ante la crisis

La especialista en educación y comunicación resaltó la larga trayectoria que tiene la UNR en materia de formación virtual, que les permite responder rápido y estar preparados para enfrentar contextos complejos como el actual: “Venimos trabajando hace muchos años con diferentes entornos educativos. En el 2000 comenzamos a trabajar en el Campus Virtual. Hay una larga tradición, sobre todo en algunas carreras de la facultad que tienen esta experiencia de tener por un lado algunas carreras a distancia y por el otro tienen este apoyo a la educación presencial, que es un continuo entre la educación presencial y la educación mediatizada por algún espacio”.

La docente explicó que lo que hay que tratar es de recuperar los saberes que los alumnos ya tienen, como el uso de estas tecnologías, y potenciarlos: “Hay una gran experiencia que en este momento de crisis va a servir como para retener y respaldar la educación. La idea es aprovechar toda la experiencia que tenemos y poder continuar con la educación”.

“Los alumnos tienen la costumbre, aquellos que tienen acceso a las tecnologías, a pasarse los apuntes por mail, a resolver ejercicios a través de un grupo de WhatsApp, bajar información de la web; ya cuentan con esas estrategias y los docentes tenemos que aprovecharlas, formarnos y utilizar esos recursos para tratar de apoyar estos contextos complejos”, agregó.

Espacios de intercambio social 

Un punto importante que destaca Alberdi es la función que tienen estos entornos virtuales que van más allá de la transmisión de conocimientos y que pasa por la conformación de grupos y del intercambio social: “Es importante pensar estos espacios no solo para transmisión de contenidos sino para la cuestión de lo social. Me parece que eso es importante sostenerlo para lograr que el alumno siga interesado en desarrollar una carrera en la universidad, sobre todo a aquellos alumnos que recién ingresan. Es un desafío retener a esos alumnos y que no se sientan desafortunados en estas circunstancias por no poder iniciar el cursado”.

“Quiero resaltar la recuperación de espacios de comunicación, sobre todo para aquellas personas que están solas. Esto puede generar una contención social. No estamos solos, seguimos en actividad, más allá de que estemos encerrados, siempre hay la necesidad de un otro, que puede ser un docente o compañero. No pensarlo solo como ambiente técnico, sino que genera la construcción de una socialización diferente pero donde la marca de nuestro cuerpo a través de las imágenes, las fotos, las videoconferencias, están presentes. La presencialidad no se pierde”, continuó explicando la especialista.

“Hay un continuo entre lo real y lo virtual que es previo a esta crisis. Ya se estaba dando, se potencia en este momento. Es importante pensar, mantener la comunicación, entre los diferentes actores educativos es importantísimo porque implica una contención de lo social y una valoración de pensar el espacio educativo”, agregó. 

Los docentes, actores claves

En este aspecto es clave revalorizar a los docentes, a los actores sociales que se comprometen con la situación y se reinventan. No se soluciona todo con la disponibilidad tecnológica si por otro lado no hay docentes que promuevan estos nuevos modos de aprendizaje: “No hay que caer en la idea de que con lo virtual los docentes van a desaparecer. El educador siempre va a estar.  Lo social se debe construir”.

En cuanto a los chicos y jóvenes que no tienen tanta disponibilidad tecnológica, ahí se produce una brecha. “En ese punto la televisión abierta contribuye a este tipo de cuestiones. Se han organizado y desarrollado programaciones por el canal de televisión abierta, tanto para niños como para adolescentes, con videos, contenidos, que pueden servir como apoyo a los programas que plantean los docentes. El rol del Estado es fundamental para ver cómo desde las políticas educativas se está dando respuesta a estas problemáticas que es que los chicos no asistan a las escuelas”.

“Es importantísimo retomar políticas como Conectar Igualdad. Muchos alumnos que recibieron netbooks hace 6 o 7 años atrás las siguen usando. Además, hay que implementar proyectos de accesibilidad, generar aplicaciones que permitan incluso a través de celulares, la posibilidad de acceso al conocimiento”, expresó la comunicadora.

Momento de repensar

Una cuestión que analizó la docente es que por más que estemos mediatizados por tecnologías, la necesidad del contacto, de lo presencial, no se pierde nunca. “En este momento se redimensiona a través de la comunicación. Lo virtual no anula lo presencial, sino que sirve para en determinados momentos, potenciarlo o sirve como estrategia”.

“Cuando volvamos a lo presencial, yo creo que también de acá vamos a sacar mucha formación en el sentido de pensar en cómo se genera el conocimiento mediatizado por el uso de las tecnologías, que en un momento fue un libro, y ahora son las redes sociales, y son los contenidos a través de la web y la televisión. Cómo revalorizamos a partir de una crisis, este tipo de formación de experiencias para potenciar la educación”.

La cultura también se comparte 

Además de las aulas virtuales, y como parte de la campaña #UNRenCasa, la universidad continúa con sus actividades en el Espacio Cultural Universitario (ECU) a través de medios digitales, ofreciendo la programación cultural a través de las redes sociales.

La programación puede seguirse en: https://web.facebook.com/ecu.unr

Imagen: comunidades.campusvirtualunr.edu.ar

Comentar