Aptus | Noticas de educación, cultura, arte, formación y capacitación

Experiencias estéticas en los primeros años

La enseñanza de las experiencias estéticas, del juego, resultan un modo privilegiado de activar simbólicamente las capacidades del niño

El libro «Experiencias estéticas en los primeros años. Reflexiones y propuestas de enseñanza», de las autoras Claudia Soto y Rosa Violante, está dirigido a adultos educadores, docentes de nivel inicial en formación, docentes en ejercicio, formadores, capacitadores y todos aquellos que se ocupan y vinculan con la enseñanza de niños menores de 3 años. Aporta relatos de experiencias, propone formas de enseñar los distintos lenguajes artístico-expresivos y de diseñar propuestas de enseñanza para las salas de bebés y niños de 1 y 2 años.

El arte, el juego y la palabra comprometen aquello que devela nuestra singularidad como personas, centran en un eje intrínsecamente humano y resultan inherentes a las posibilidades de la condición humana. Nos distinguen en nuestra humanidad.

La enseñanza de las experiencias estéticas, del juego, resultan un modo privilegiado de activar simbólicamente las capacidades del niño. De este modo, Elvira Rodríguez de Pastorino se refiere al sentido de la obra en su prólogo. Y agrega: Las instituciones deben asumir la responsabilidad de presentar a los niños, mecerlos y poner a su disposición experiencias estéticas y juego.

La senda que recorre el texto permite a los educadores adentrarse en algunas reflexiones necesarias a la hora de propiciar en los niños pequeños experiencias que se conviertan en tiempos de fiesta, de romper con lo cotidiano para maravillarse con un tiempo estético.

Claudia Soto y Rosa Violante dan cuenta de su vasta experiencia en educación inicial, convocando para esta obra a reconocidas especialistas en formación docente y enseñanza de lenguajes artístico-expresivos. Todas ellas comparten el compromiso con el derecho de los niños a recibir una educación integral desde los primeros meses de vida.

Imagen: Archivo de imagenes

Comentar