Aptus | Noticias de educación, cultura, arte, formación y capacitación

Escuelas mejoraron medidas sanitarias con el uso de medidores de CO2

Siete de cada diez escuelas bonaerenses tomaron medidas a partir del uso de estas herramientas que acompañan los protocolos por la pandemia de coronavirus.

Siete de cada diez escuelas bonaerenses pudieron mejorar las medidas preventivas que habían adoptado para prevenir la propagación del coronavirus en las aulas a partir del uso de 33 mil medidores de dióxido de carbono (CO2) que el gobierno de la provincia de Buenos Aires distribuyó en 13 mil establecimientos de gestión estatal en el distrito en el marco del regreso progresivo a la presencialidad educativa.

Así se desprende de un relevamiento difundido por la cartera de Salud provincial, que concluyó que el 72% de las escuelas tomaron medidas en relación a la ventilación como resultado de las mediciones, es decir que incrementaron la apertura de puertas y ventanas cuando registraron valores elevados de CO2, el gas que emiten las personas al exhalar.

Desde el 1 de septiembre, los establecimientos educativos bonaerenses iniciaron la etapa de la presencialidad plena y cuidada, una medida que resultó posible gracias al descenso sostenido de casos y al avance de la campaña Buenos Aires Vacunate.

Los especialistas de la cartera sanitaria bonaerense indicaron que uno de los aprendizajes que dejó la pandemia a nivel global, y que ya tiene aval de la ciencia, es que la vía de contagio por aerosoles resulta preeminente.

“Las partículas emitidas por las personas al respirar, hablar, estornudar o toser contienen dióxido de carbono y, si están enfermas, también diseminan virus”, explicó en el informe difundido hoy Enio García, jefe de asesores del Ministerio de Salud bonaerense.

Agregó que por su escaso peso, “esas partículas permanecen suspendidas en el aire durante largos períodos que pueden alcanzar, incluso, las 3 horas”.

Por lo tanto, los espacios cerrados propician la concentración de aerosoles y permanecer mucho tiempo en ellos sin ventilación provoca mayor riesgo de contagios en el caso de que allí se encuentre una persona enferma.

Por eso, la recomendación es medir el CO2 en el aire y tomar medidas de ventilación de los ambientes en caso de detectar que la concentración es superior a 400 ppm (partes por millón) en comparación con el nivel inicial.

Certezas que deja el estudio

En relación al relevamiento, se informó que a fines de agosto, la Dirección General de Cultura y Educación lanzó un sondeo para que completen todas las escuelas estatales con el objetivo de que evalúen la estrategia de los medidores de CO2.

Los resultados parciales (5.807 respuestas) para las escuelas indican que hay una gran adherencia al uso de esta medida (96% de las escuelas lo utilizan) y que la mayoría la considera “importante” o “muy importante” para lograr la presencialidad cuidada (94%).

Entre otros resultados, se destaca que 7 de cada 10 escuelas (72%) tomaron medidas en relación a la ventilación como resultado de las mediciones, e incrementaron la apertura de puertas/ventanas si los valores eran elevados (30,5%) o, por el contrario, establecieron una menor apertura para lograr comodidad térmica con valores bajos de CO2 (65,5%).

Sólo el 15% de los establecimientos reportó que alguna de todas las mediciones realizadas periódicamente superó los niveles recomendados (400 ppm por sobre el nivel del aula vacía), y logró solucionarlo con más aperturas de puertas y ventanas.

Por último, el 98,3% de las escuelas respondió que la presencia de los medidores no implicó la relajación de otras pautas de cuidado.

En ese marco, se precisó que países como España, Italia, Estados Unidos e Irlanda incorporaron o recomendaron la utilización de los medidores de CO2 para reducir el impacto de la pandemia en las escuelas.

 

Comentar