Aptus

Diseñaron filtro doméstico para reducir el arsénico en el agua

Se trata de un dispositivo económico ideado para ser utilizado en las casas de pequeñas comunidades rurales sin acceso a agua potable de red. En su desarrollo participaron investigadores de la Universidad Nacional de Córdoba

El consumo prolongado de agua con niveles de arsénico que superan las 10 partes por billón (ppb) o los 0,01 miligramos por litro (mg/L) –el máximo recomendado por la Organización Mundial de la Salud–, eventualmente provoca Hidroarsenicismo Crónico Regional Endémico (Hacre). Esta patología se caracteriza por ocasionar alteraciones cardíacas y neurológicas, entre otras consecuencias negativas para la salud. Afecta principalmente a comunidades rurales dispersas, donde la provisión de ese recurso para consumo humano se resuelve a través de pozos y perforaciones.

En la búsqueda de soluciones para sus pobladores coincidieron María del Rosario Lozano y María Gracia Terreno Fernández, estudiantes de Diseño Industrial, Agustina Krapp, alumna de Ingeniería Civil, y el grupo de Investigación en Medios Porosos y Agua Subterránea (Impas) de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales (Fcefyn) de la Universidad Nacional de Córdoba. Éstos últimos vienen analizando la problemática del arsénico en esa localidad desde hace varios años.

El resultado de ese trabajo interdisciplinario es un filtro doméstico capaz de remover el arsénico del agua, a través de una técnica sustentable basada el uso de un tipo de suelo (geomaterial). ¿Sus ventajas? Además de utilizar un método natural, es económico, de fácil armado y puede abastecer con holgura la demanda de una familia tipo.

La principal novedad del desarrollo radica en el sistema de filtrado natural y de bajo costo que utiliza, a diferencia de los dispositivos existentes en el mercado que apelan a métodos químicos sintetizados en el laboratorio.

El material filtrante elegido es un suelo natural proveniente de la zona de Cuesta Colorada (La Calera, Córdoba). Se trata de “material granular ferruginoso rojizo” que, en ciertas condiciones, pueden ser usados con efectividad para remover arsénico de soluciones acuosas. Por sus características –débil cementación, permeabilidad y abundante presencia de óxidos de hierro- es fácilmente extraíble y resulta apto para retener el contaminante.

El material ferruginoso identificado tiene la capacidad de retener el metaloide por adsorción. Es un proceso físico químico en el que las moléculas de una sustancia –en este caso contaminante– son retenidas en la superficie de un material reactivo, por ejemplo, un suelo.

Por otra parte, los ensayos de laboratorio realizados en colaboración con el Centro de Química Aplicada (Cequimap) de la Facultad de Ciencias Químicas, establecieron que el empleo de material ferruginoso (geomaterial) no afecta al agua ni altera sus propiedades fisicoquímicas, bacteriológicas u organolépticas, sólo retiene el arsénico.

Fuente: telam.com.ar
Imagen: Archivo de imágenes

Comentar