Aptus

¿Cuáles son los objetivos del aprendizaje colaborativo?

En cualquier carrera universitaria de cualquier área profesional, todos los estudiantes acceden a este nivel educativo con una serie de conocimientos útiles para la profesión en la que pretenden formarse, los cuales fueron adquiridos durante la etapa de Educación Secundaria. El ingreso a la Universidad implica la posibilidad de ampliar dichos saberes.

Tal como publica Universia, la carrera cuenta con diferentes asignaturas, las que en su conjunto aportan la formación necesaria que requiere un futuro médico, abogado, contador, economista, periodista, etc. El problema es que, en ese proceso, los docentes de dichas asignaturas reiteran de manera constante ciertos conocimientos que resultan necesarios en más de una de las materias que el estudiante debe cursar.

¿Cuál es el efecto de este modelo? Estudiantes oyendo una y otra vez las mismas lecciones, desde diferentes docentes y asignaturas, que poseen puntos de vista y formas de enseñar diversos. En conclusión, un modelo que no resulta atractivo para los alumnos ni rentable para los docentes.

¿Cómo cambiarlo? Optando por el aprendizaje multidisciplinar, aquel que implica una coordinación de asignaturas o disciplinas múltiples para lograr una visión definitiva que permite al estudiante acceder a la riqueza intelectual que brinda acercarse a diferentes puntos de vista, pero evitando la reiteración de saberes.

Lograr este tipo de formación implica un conjunto de interacciones entre los diferentes docentes, para establecer una suerte de interdependencia positiva entre las materias que enseñan y así brindar al alumno un panorama multidisciplinar pero, al mismo tiempo, unificado y organizado.

Dicha tarea implica preparación, una gran inversión de tiempo y compromiso, tanto de los educadores, como de los responsables de los centros educativos. Pero al final del camino, resultará positiva para ambos.

Debajo hay 5 razones por las que todas las universidades deberían fomentar el aprendizaje multidisciplinar en sus carreras:

1. Mejor calidad de los contenidos: Al evitar reiterar conceptos y trabajar de manera conjunta para crear los contenidos del curso, estos incrementarán su calidad.

2. Más compromiso: Los alumnos dejarán de sentir que determinadas asignaturas resultan reiterativas y se comprometerán de mejor forma con las mismas.

3. Habilidades sociales: Este tipo de aprendizaje fomenta el surgimiento de habilidades de comunicación, el pensamiento crítico, la toma de decisiones, etc.

4. Adecuación: Los entornos laborales demandan profesionales todoterreno, por lo que este tipo de aprendizaje puede considerarse una preparación para el futuro laboral.

5. Ahorro: En el largo plazo, los docentes ahorran en tiempo y energía al momento de planificar sus clases.

Fuente: Universia

Fuente: oknlearning.com

Comentar