Aptus | Noticas de educación, cultura, arte, formación y capacitación

Convivencia familiar y tecnologías: dialogar con hijos e hijas

En esta cuarentena que vino, entre otras cosas, a trastocar formas de vivir, rutinas y tiempos, cambiaron también los modos de como se vinculan las personas. En medio de este proceso, los medios digitales se volvieron más protagonistas de lo que ya eran.

De esta manera sus dinámicas crearon más preguntas que respuestas pero en cuanto a un sector de la sociedad ¿Cómo afectan las relaciones familiares, pero fundamentalmente con las y los más chicos; cuáles son los límites, cómo proteger la privacidad?.

Convivencia, ansiedad, rutinas con los chicos y chicas, ¿Cómo se puede acompañar a niños y niñas en este contexto?. Según especialistas el contexto de aislamiento pone en situaciones más vulnerables a niños, niñas y adolescentes.

Es importante ayudar a los mas chicos a aprender conceptos saludables del uso digital.

CONSEJOS ÚTILES

El consumo mediático es importante y debe ser reflexivo para no reemplazar actividades importantes, tales como la interacción o relaciones personales, el tiempo para la familia, el juego al aire libe, el ejercicio y el tiempo de inactividad para estar desconectado y para dormir.

Es fundamental que los niños y niñas tengan límites de consumos mediáticos y que los padres puedan conocer a los amigos/a de sus niños/as, tanto en línea como fuera de esta.

Además saber qué plataformas, software y aplicaciones están utilizando, qué lugares visitan en la red y qué hacen cuando están en línea.

Ver pantallas, para el niño, no debe ser siempre ​una actividad solitaria. Padres y madres tienen que tener tiempos juntos para jugar y participar en las actividades que realizan con sus pantallas.

Además los niños más pequeños aprenden mejor a través de la comunicación bilateral. La práctica de hablar de acá para allá (recíprocamente) con un niño es crítica para el desarrollo del lenguaje​. Las conversaciones pueden ser frente a frente, o si es necesario, por chat de video, cuando un padre tiene que viajar o con un abuelo que vive lejos.

Los estudios de investigación han demostrado que la comunicación bilateral mejora las destrezas del lenguaje —mucho más que el escuchar pasivamente o la interacción unilateral con la pantalla.

Crear zonas libres de tecnología es una buena estrategia. También mantenga las comidas en familia​ y otras reuniones sociales, así como las habitaciones de los niños, libres de pantallas.

Recargar los dispositivos durante la noche —fuera de las habitaciones para ayudar a los niños a evitar la tentación de usarlos cuando deben de estar durmiendo. Estos cambios fomentan el tiempo en familia, hábitos alimentarios más saludables y mejor sueño.​

 

 

 

 

 

 

Comentar