Aptus | Noticas de educación, cultura, arte, formación y capacitación

¿Cómo evitar que hackeen una clase virtual?

Llamados zoombombing o gate-crashing virtual fueron experiencias vividas por docentes a lo largo de la cuarentena. Aquí algunos consejos.

El uso masivo de herramientas de videoconferencias dejó en evidencia varias vulnerabilidades y deficiencias en la seguridad de aplicaciones como Zoom, Teams (de Microsoft) y Meet (de Google), afectando a los usuarios y el buen funcionamiento de las clases virtuales.

En el último tiempo, múltiples instituciones han sido víctimas de zoombombing y gate-crashing virtual, que no es más que la interrupción de la videoconferencia por parte de un tercero que no pertenece al grupo asistente logrando realizar acciones como tomar control de la clase virtual, compartir audio, videos y contenido no deseado

CÓMO EVITARLO

Para proteger el aula virtual: No hay que dejar público el ID de la sesión ni transmitirlo vía redes sociales. Solo enviarlo a quienes participarán en forma privada.

En el caso de hacer uso de Zoom es más seguro hacer uso de un ID de la reunión instantánea o aleatorio que finaliza cuando termina la sesión de clase virtual.

Previamente, hay que hacer una lista de personas autorizadas, para que sean solo ellas las que puedan entrar a la clase mediante el inicio de sesión, también para poder identificarlos y no dejar que se escondan tras una identidad falsa.

Otra cuestión interesante es autorizar el acceso al aula por medio de contraseñas.

Dejar en silencio el audio y deshabilitar el video de los participantes por defecto. Si la clase es muy numerosa, es recomendable tener un coanfitrión para que haga este manejo de audio, video, la pantalla, imágenes.

También es importante deshabilitar la opción de hacer anotaciones en pantalla compartida de los asistentes o uso de pizarrón virtual, o permitir que solo la maneje el anfitrión.

El uso del chat privado debe deshabilitarse para que los asistentes no se envíen mensajes individuales entre ellos, lo ideal es un espacio donde dejen sus preguntas y los mensajes lleguen a todo el grupo.

Una vez se encuentren los asistentes presentes, se puede bloquear la reunión para evitar el ingreso posterior de terceros.

TRES CUESTIONES CLAVES

Finalmente, para el resguardo de la seguridad de la clase virtual y de los asistentes existen tres aspectos importantes que hay que tener en cuenta a nivel de ciberseguridad: mantener actualizada la aplicación, ya que la última versión tiende a ser menos vulnerable; hacer uso de contraseñas seguras y habilitar el doble factor de autenticación y por último preocuparse por cambiar las configuraciones por defecto de las aplicaciones a fin de aumentar la seguridad de las mismas.

Comentar