Aptus | Noticias de educación, cultura, arte, formación y capacitación

La afectividad en la escuela: ¿Por qué el amor es importante para la educación?

Carina Kaplan propone traspasar las barreras que separan lo cognitivo académico de lo vincular sentimental, mostrando el lado más humano de la escena escolar: lo que se teje con lazos emocionales.

La escuela construye subjetividad y transforma profundamente las vidas. Con esta premisa, Carina Kaplan propone traspasar las barreras que separan lo académico de lo sentimental para llegar al costado más humano de la escena escolar: lo tejido por medio de lazos emocionales.

La escuela, en tanto territorio de esperanza, posee un papel innegable en la fabricación de soportes afectivos que construyan autoestima social y educativa. ¿Por qué el amor es importante para la educación? «La afectividad en la escuela», (Paidós, 2022) avanza sobre esta pregunta pero, más importante, se arriesga a una respuesta.

«La afectividad en la escuela», de Carina V. Kaplan (Ediciones Paidós, 2022).

Lo que sentimos es, también, una cuestión social, pública y colectiva

«Nos enfrentamos al desafío de construir una sociedad de reciprocidades, mediante una educación que consista en que cada sujeto pueda cuidar de sí, hacer algo por sí mismo y ayudar a los demás. Lo que sentimos no es tan sólo un estado íntimo», se expresa en la sinopsis del material perteneciente a la Colección Educación y que puede disfrutarse a lo largo de 112 páginas.

En este aspecto, continúa: «El objetivo es alcanzar una justicia afectiva para que las infancias y juventudes, sin distinción, ejerzan su derecho al amor y al cuidado«. Así, la escuela en tanto territorio de esperanza, cuenta con un papel innegable para fabricar soportes afectivos, con la finalidad de construir autoestima social y educativa.

«Una escuela centrada en la afectividad repone algo del orden de la humanidad resquebrajada» («La afectividad en la escuela», 2022)

Conectar con y desde la vulnerabilidad

Los lazos emocionales muestran el costado más humano en torno a la existencia. «Somos seres vulnerables y necesitados de los demás«, se lee en la introducción. De este modo, las revoluciones educativas se originan por medio de «pequeños gestos de la vida cotidiana» que se (y nos) aproximan a la justicia.

La escuela, entonces, es más que edificios y paredes en la medida en que sus cimientos se basan en las condiciones de posibilidad de fabricar lazos humanos. Educar es conmoverse, afectarse, comprometerse, poner el cuerpo y el corazón. Educar es crear puentes con el conocimiento, la cultura, los otros, en donde el afecto oficia de mediador imprescindible.

«La afectividad en la escuela», de Carina V. Kaplan (Ediciones Paidós, 2022).

Reivindicar el derecho a la ternura

Otro de los fragmentos que puede leerse, reza: «Somos, en gran medida, el resultado de la mirada escolar que se interioriza como espejo (…) La educación deja huellas y marcas vitales; de allí la importancia de reflexionar acerca de su valor simbólico sobre la conformación de nuestra organización afectiva».

Con diversas investigaciones en su haber, la doctora en Educación (UBA) y magister en Ciencias Sociales con mención en Educación (Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales) concluyó que «el sufrimiento social atraviesa la vida en la escuela, pero esta también puede transformarse en un espacio que repara las heridas sociales».

De esta forma, la autora invita a movilizar aquellos componentes de los vínculos afectivos que viabilicen que la escuela deje huella simbólica y, por el contrario, no represente una experiencia dolorosa. Reivindicar el derecho a la ternura significa concebir al afecto como organizador de la convivencia dentro de la escuela. De este modo, la emotividad traspasa la esfera de la intimidad para ejercerse en el espacio público como derecho bajo un horizonte de justicia.

El material, también recomendado para padres y madres, puede conseguirse en distintas librerías del país en formato físico. A su vez, puede solicitarse con envío a domicilio por medio del sitio web oficial de Grupo Planeta Argentina.

Comentar